23 dic. 2012

PÁGINA 11

(Viene de la página 70)

— ¡Y no sólo eso, esta anocheciendo, y el primer meteorito con el ahora único artefacto que queda, va a caer en este pueblo en quizá minutos!

— ¡¿Qué decís?! —le grita Germán, mientras caminan hacia afuera del local y el vendedor de prominente bigote se los queda mirando con cara de confundido.
— ¡Que no fue un accidente o una coincidencia que hayamos venido hasta acá! ¿Qué probabilidades puede haber de que justamente el artefacto nos haya dejado en esta fecha y en este preciso lugar por accidente, mientras nos podría haber mandado a cualquier lugar del planeta y a cualquier fecha de la historia?

—Ninguna—razonas, mirando de pronto al suelo. No fue una coincidencia, fue adrede… ¿pero porqué el artefacto eligió justamente esa fecha y lugar? ¿Sería posible que éste se hubiese empecinado en ayudarlos? Y si hubiese sido así… ¿por qué lo haría?

—Entonces…el aparato nos mandó acá con un motivo…pero, ¿sabría esa cosa que estábamos en problemas? ¿Cómo puede ser? —pregunta tu amigo. Su razonamiento ha sido el mismo que el tuyo: el hecho de que ahora sepan dónde y cuándo están dejó más dudas que las que aclaró.

—No lo sé, quizás sí, quizás…quizás nos quiso ayudar verdaderamente porque él sabía que nos estábamos por meter en graves problemas y no era nuestra culpa…—responde Facundo.

— ¡Esto es una locura total! ¿Cómo va a un aparato, una máquina, sentir lástima por nosotros? —inquieres tú. No tiene lógica lo que sucede.

—Miren, eso es lo que menos nos tiene que importar—dice de pronto el chico de la web—No sabemos quién nos mandó acá, ni porqué, y es probable que por lo pronto no lo sepamos, pero si llegamos justamente en este día y en este lugar, en donde pronto, en unas horas, va a caer un meteorito con un aparato de esos, no nos queda otra que ir y buscarlo antes de que lo encuentre la familia en cuyo patio va a caer…y en especial, antes de que vengan los federales a buscarlo…

Ustedes dos lo miran, cayendo en la cuenta de que tiene razón, y no hay porqué fijarse en ello que no es importante en ese momento. Mientras él continúa, ustedes lo escuchan atentos y se dan cuenta de que él es alguien que piensa como ustedes, y que no era un mal tipo a pesar de tus sospechas. Después de todo, a ambos les va a tener que caer bien, puesto que ahora están varados en éste lío juntos y eso será así hasta que el embrollo se resuelva.


—Ahora lo que tenemos que hacer es buscar la casa en donde el aparato va a caer, y antes de que la familia o las autoridades lo encuentren, usarlo como nos sea posible para transportarnos de vuelta al presente…o quizás, hasta nos convendría usarlo para asegurarnos de que todo esto no suceda y evitar que nosotros mismos encontremos los aparatos desde un principio…

PORTADA

PORTADA

CONTRAPORTADA

CONTRAPORTADA