20 mar. 2015

PÁGINA 135

(Viene de la página 99) 

—Síganme, es por acá—les dice Facundo, y comienza a avanzar hacia los depósitos amontonados. Uno al lado de otro, más que galpones te parecen que fueran tumbas de metal, aunque no decís nada al respecto. Los tres caminan sigilosos, vigilando que no hubiera nadie a su alrededor, y finalmente se detienen frente a uno de los contenedores, en el cuál Facundo golpea un determinado número de veces con los nudillos hasta que se abre una puerta y los hacen pasar hacia una mayor oscuridad. Dentro huele a encierro y a humedad, y los asusta no ver nada, pero ni bien cierran un hombre se ocupa de prender un velador y ustedes son capaces de ver a su alrededor. Es un desorden total. Montañas de diarios apilados, un generador de energía y cables enredados haciendo montones, computadoras a las que se ocupa el tal Samuel de encender los monitores de nuevo. Hay de todo. Cajones, repuestos de aparatos electrónicos, basura, colillas de cigarrillos, un par de botas de marinero, un mechero, una estufa, fotografías colgando de una soga en el bajo techo, secándose. El lugar parece un verdadero escondite de ratas.

—Pongan los aparatos ahí—ordena el tipo sin saludar, señalándoles un lugar reducido en un escritorio donde había preparado tres cables conectores que iban hasta la computadora frente a la cuál el “dueño de casa” se había vuelto a sentar. Vos y Facundo obedecen y se lo quedan mirando, aguardando que el hombre dijera algo. Es moreno, barbudo y canoso, y se limita a darle pitadas al cigarrillo cada cuatro o cinco palabras que pronuncia.

—Tomará un rato, pónganse cómodos—ironiza, no habiendo más que cajas maltratadas y banquetas de plástico. La pregunta que les hace luego de un momento los desorienta— ¿Dónde está el otro aparato? Dijiste que detectaste dos, Fabricio, y te dije que trajeras el tuyo. Falta uno.
—Facundo, me llamo, señor, y eso se lo van a tener que contestar ellos—responde él.
Ustedes dudan si decirle o no la verdad a ese hombre. No quieren detallar mucho acerca de la experiencia que tuvieron, aunque tampoco creen correcto mentirle descaradamente. Él se daría cuenta, después de todo. Resuelven por decirle que era un solo aparato, pero duplicado por una paradoja; algo que es…más o menos cierto.

— ¿Una paradoja? ¿Entonces no hay un aparato desaparecido? —Inquiere, por primera vez fijando la vista en ustedes. Se nota en su tono de voz que no esperaba una respuesta semejante.
—No. Nos topamos con nosotros mismos. Sin querer…—explicas brevemente, intentando hacerlo sonar menos importante y como si no hubiera sido culpa suya.

—No son juguetes estas cosas, muchachos—sentencia, pero como no dice más que eso, ustedes no responden nada. Él se dedica a escribir códigos incesantemente en el teclado de su computadora por unos diez eternos minutos más, hasta que dice: —Bueno, borré del historial los últimos programas ejecutados en ambos aparatos, y dejé preparado un pequeño programa que borrará el siguiente movimiento que ingresen en uno, para que puedan volver y nadie sepa que estuvieron acá. Sus satélites localizaron las coordenadas desde donde fueron emitidas las señales de su aparato —los señala—, pero logré hacerlas pasar como si hubiesen sido un rebote, y la señal original hubiese sido disparada desde otro punto. Ya no tienen evidencias que los puedan inculpar, ni ahora ni nunca, porque quedarán inactivos luego de que los usen una última vez. Pueden irse.


Sigue en la página 113

PORTADA

PORTADA

CONTRAPORTADA

CONTRAPORTADA