19 dic. 2012

PÁGINA 45


—Tengo una idea de algo que podemos hacer ahora—te dice él, en cambio—Si con esto podemos viajar en el tiempo, quizás… ¡quizás podamos volver al momento exacto en el que el meteorito cae del cielo e intentar ver de dónde cayó!

— ¡Esa es una gran idea! —Le dices—pero…este aparato sólo funciona para viajar a una fecha, no a un momento exacto de ese día…

—Tenemos que intentarlo, amigo, no podemos dejar pasar la oportunidad. Vuelve a presionar el botón luego de poner la fecha, a ver si así puedes alargar el comando por uno más específico…

Hacen el procedimiento de la vez anterior. Presionan el botón del reloj, escriben la fecha, vuelven a presionarlo, y tal como pensó tu amigo, la idea parece funcionar. El aparato les deja colocar dos pares de números más: es imposible pensar que no son para otra cosa que para fijar la hora. Por lo que ajustan el comando para regresar diez minutos antes de que caiga el meteorito, y justo antes de activar el aparato, tu amigo dice:

— ¡Espera! Acabo de darme cuenta de algo. Recién estábamos sentados en el escritorio, y cuando viajamos hacia atrás, aparecimos en el mismo lugar. Fue una suerte que yo justo no estaba, pero si alguien nos ve estaremos en problemas, se supone que debemos permanecer ocultos…

—Vaya, te estás poniendo muy observador, mi amigo…y tienes razón. Parece que el aparato te permite viajar en el tiempo, pero no en el espacio…así que tenemos que salir de la habitación, escondernos en algún lugar afuera, sin que tu versión del pasado nos vea, y recién ahí viajar antes de que el meteorito caiga. ¿Estás listo? —le preguntas. Él, tras darse un vistazo a sí mismo por la ventana, dice que sí, a lo cual tú respondes:

—Bien, entonces agarra el telescopio y bajemos en silencio…no queremos que nos veas…

Los dos bajan las escaleras sin hacer el menor ruido, procurando que nadie se dé cuenta de su existencia. Logran cruzar la sala de estar vacía sin problemas, pero cuando llegan a la cocina, sus corazones dan un vuelco.

—No vi cuando llegaste, Teo—te dice la mamá de tu amigo—Cariño, ¿a dónde van? —pregunta.

—Am…afuera mamá, como no hay luz vamos a mirar las estrellas—le dice él.

Aparentemente la madre de Germán no sospecha nada y cree que ustedes son su hijo y su amigo. Se han salvado de esta, pero si los llega a ver tu amigo del pasado habrá problemas. La madre de tu amigo se va de nuevo al patio delantero, porque aparentemente había entrado para buscar azúcar para los mates, y los deja a ustedes solos para poder salir lentamente y esta vez procurando no hacer el menor ruido posible, hacia el patio.


PORTADA

PORTADA

CONTRAPORTADA

CONTRAPORTADA