11 abr. 2015

PÁGINA 124


No lo podés dejar allí, no podrías vivir sabiendo que no hicieron nada por salvarlo, aún si los Kózkoros solo lo capturaran sin hacerle daño. Le pedís a Germán que te ayude y mientras la enfermera los cubre disparando con su arma y la que le acabas de entregar, ambos levantan al Capitán haciendo una fuerza tremenda. Él ayuda en la manera en que puede, apoyando un poco de su peso sobre sus pies, pero aún así les cuesta horrores. “No importa”, te decís. Es vital que hagan esto. Con tu amigo comienzan a avanzar por el corredor y a los pocos metros tienen que doblar, dándose cuenta de que la sala de comandos no estaba tan lejos como pensaban. Algo te da muy mala espina cuando ves las puertas de esa sala abiertas de par en par. ¿Te pareció o viste a un Kózkoro esconderse justo cuando ustedes se dejaron ver? No, vos estás seguro de que lo viste así haya sido un segundo. ¡Es una trampa! ¿Cómo no pudieron darse cuenta de que todo el tiempo los estuvieron guiando a ello? ¡Les tienen preparada una emboscada en la sala de comandos!

— ¡No, espera, vi algo en la sala! —Le decís a Germán, para luego explicarle bien aquello que viste.

— ¿Y qué podemos hacer? Ahora no nos ven ninguno de los dos grupos, tenemos que actuar rápido—Te responde él, razonando mejor que vos. Es verdad, ahora tienen una oportunidad de hacer algo, ¿pero qué?

— ¡Fuego contra fuego, chicos! —Les dice la enfermera, y abre una puerta en la pared que dice “armario” y los hace meter a todos dentro. Una vez los cuatro allí escondidos, ella le quita una llave de un bolsillo de la chaqueta al Capitán y la inserta en una ranura que hay en la pared detrás de las escobas. —Les vamos a tender una trampa a ellos. Esta clase de puertos están diseminados por toda la nave para casos de emergencia como estos. Quien tenga una de estas llaves puede ingresar al sistema de seguridad de la nave y la computadora de abordo le puede proporcionar un arma si es que la alerta ha sido activada. Afortunadamente lo está, y la inteligencia artificial de la supercomputadora considera que esta es una situación que requiere que los tripulantes de la nave nos defendamos de la amenaza detectada, en este caso los Kózkoros, por lo que en solo un momento nos brindarán…esto—explica, mientras ingresaba un protocolo de contraseñas rápidas que la identificaban como tripulante y de la pared aparecía en el último momento unas especie de granadas retenidas en una gran cápsula. 

—Es algo así como una versión moderna de “en caso de emergencia rompa el vidrio” —dice, y justo cuando se escucha desde detrás de la puerta al ejército de extraterrestres arribando al último pasillo, ella toma una granada azul, le saca el seguro y abre una hendija para lanzarla afuera gritando: — ¡Cúbranse!

En el instante en que cierra la puerta y los abraza a vos, tu amigo y el inconsciente Capitán para intentar protegerlos del estallido, ustedes puedes sentir algo expandirse del otro lado del pequeño armario y abriéndose paso hasta la puerta dónde ustedes se encuentran. A pesar de haber sido una explosión bastante silenciosa, crees que debe haber derretido todo a su paso, porque tras soltarse entre ustedes e intentar abrir la puerta, la encuentran casi imposible de abrir hasta el punto de la preocupación. ¿Habrán quedado encerrados en ese pequeño armario?


PORTADA

PORTADA

CONTRAPORTADA

CONTRAPORTADA